Home

Inicio

Educación Cósmica es el término dado por María Montessori al sustento metodológico aplicado a los niños de 6 a 12 años (Taller).

Ella estaba consciente de la relación entre la vida y el ambiente que nos habló de “Tareas cósmicas”. Cada elemento de la naturaleza, por el simple hecho de existir realiza una tarea que ha mantenido el balance a través de los tiempos. Es como si todo en su existencia tuviese un doble propósito.

Este balance es delicado y la armonía puede ser modificada por la más mínima alteración en el comportamiento de los elementos de la Tierra, ya sean animados o inanimados. Si seguimos esta línea de razonamiento podemos considerar que así como los animales, los seres humanos somos parte de esta totalidad cósmica.

El ser humano, por el simple hecho de poseer conciencia, se encuentra en una mejor posición dentro del reino animal para visualizar esta realidad cósmica y descubrir su rol en el Plan Cósmico, pero debido a esto, su responsabilidad es mayor.

Cuando entendemos el significado e importancia reales de Educación Cósmica encontramos que una parte del todo, “El niño” es el componente en el cual la sociedad debe sustentarse. Montessori lo llamó el “último agente cósmico”, el cual antes de actuar de manera responsable, debe conocer el todo y reconocer cómo cada elemento se relaciona y depende de otros.